top of page
Agosto 11.jpg

En nuestro próximo evento  en vivo del 11 de Agosto lleváremos a ustedes la clase trabajadora un pequeño resumen de algunas normas laborales que han regulado grandes vacíos que se tenían en nuestra normatividades y que se habían evidenciado a partir de los retos a los que nos hemos visto avocados en estos nuevos tiempos de la era tecnológica.

Recuerden que resolveremos en vivo sus inquietudes.


Los esperamos!

https://web.facebook.com/Ballesterosabogadosyasociados/photos/a.999854236784399/3496832353753229/

LA CULPA DEL EMPLEADOR EN LA ENFERMEDAD LABORAL O EN EL ACCIDENTE DE TRABAJO OBLIGA AL PAGO DE LA IN

De un accidente de trabajo u una enfermedad profesional se pueden derivar dos tipos de responsabilidades: una objetiva y otra subjetiva.

La primera, responsabilidad objetiva, es aquella que existe por la prestación misma del servicio, es decir, por el riesgo que se crea la trabajar; su naturaleza es eminentemente protectoria y prestacional; está a cargo del Sistema de Seguridad Social a través del reconocimiento de prestaciones previamente tarifadas y definidas en la ley; su fuente normativa está en la Ley 100 de 1993 (sistema de riesgos laborales). Se paga la prestación por la simple ocurrencia de la enfermedad laboral o el accidente de trabajo sin importar quién tuvo la culpa del evento.


La segunda, responsabilidad subjetiva, es aquella que existe cuando se demuestra culpa, en algún grado, del empleador para la producción u ocurrencia de la enfermedad laboral o del accidente de trabajo; su naturaleza es eminentemente resarcitoria; se sustenta en la negligencia subjetiva del empleador quien deberá indemnizar los perjuicios que se demuestren judicialmente; su fuente normativa es el artículo 216 del Código Sustantivo del Trabajo.


Si se demuestra la culpa del empleador en la ocurrencia del infortunio laboral (enfermedad o accidente) deberá indemnizarse plenamente los perjuicios sin importar si el trabajador tuvo injerencia o culpa (no hay compensación de culpas o concausalidad) y tampoco se puede reducir el valor de la indemnización por el descuento de lo que ya haya reconocido el sistema de seguridad social.

Así lo advirtió la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia en sentencia SL2845-2019 de Julio 24 de 2019, radicación 77.082, al resolver el recurso de casación interpuesto por el empleador que había sido condenado a la indemnización plena de perjuicios por la enfermedad laboral que condujo a la muerte a un trabajador.

Dijo la Corte:

“Lo anterior, permite aseverar que quien perciba una indemnización a título de reparación integral de perjuicios, con ocasión de un accidente o enfermedad profesional por culpa del empleador, y simultáneamente una pensión de invalidez o de sobrevivientes de origen laboral, según el caso, no se beneficia de doble reparación por un mismo perjuicio, no incurre en un enriquecimiento sin causa y mucho menos el efecto reparador resulta desproporcionado, tal como lo sugiere la censura.


Así es, porque la fuente de los derechos amparados es distinta y su teleología es diferente. En efecto, mientras el propósito de la pensión por riesgo profesional prevista en la Ley 100 de 1993 y demás normas que la complementan y reglamentan, constituye una prestación social que propende por garantizar la subsistencia del asegurado o de sus beneficiarios ante la ocurrencia de un siniestro laboral que no les permite un ingreso; la indemnización plena de perjuicios que prevé el artículo 216 del Estatuto Laboral resarce, al menos en parte, los perjuicios materiales y morales ocasionados a la víctima y a su familia por la conducta imprudente, negligente y descuidada del empleador.


Ahora, lo que sí resultaría desproporcionado es aceptar que ante el infortunio derivado de la culpa del empleador, solo hay lugar al reconocimiento de las prestaciones que consagra el sub sistema de riesgos profesionales. Ello implicaría que aquel no tiene responsabilidad alguna en ese campo y que no tendría el deber de adoptar medidas que proporcionen seguridad y salud a sus trabajadores, como legalmente le corresponde.”


Ante la ocurrencia de un infortunio laboral (enfermedad o accidente) debe buscarse asesoría para analizar las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las cuales se produjo y verificar que el empleador no tuvo ninguna participación en él por haber cumplido con las obligaciones de protección y seguridad que la ley le impone.


Nuestra firma, BALLESTEROS ABOGADOS ASOCIADOS, tiene la total disponibilidad de acompañarlo en ese análisis sin costo alguno.

Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Ballesteros abogados
bottom of page